Biografía

“El mexicano Vicente Fernández es el (Frank) Sinatra de la música ranchera. Es el cantante supremo; el hombre que hizo las cosas a su manera”.

The Houston Chronicle 10/11/91

Por más de 40 años, Vicente Fernández ha mantenido su posición como el más grande cantante vivo de México, reuniendo un alcance vocal operístico, con una profunda comprensión de las raíces campiranas de la música ranchera. Su don para utilizar su voz para rogar, para vituperar, para exaltar y para desnudar su alma no tiene comparación. En las docenas de películas mexicanas en las que ha sido estrella, con frecuencia hizo un papel que le quedaba a la perfección: el del orgulloso charro o cowboy mexicano.


Vicente “Chente” Fernández nació el 17 de febrero de 1940 en el pueblo de Huentitán El Alto, Jalisco, México; hijo del ranchero Ramón Fernández y el ama de casa Paula Gómez de Fernández. Con tan sólo seis años de edad empezó a soñar en una carrera como cantante. A los 8 años recibió una guitarra y rápidamente aprendió a tocarla y comenzó a estudiar música folclórica. Desde entonces, soñaba ya con el futuro: “Desde lo que puedo recordar, cuando yo tenía 6 ó 7 años, iba a ver las películas de Pedro Infante y le decía a mi mamá ‘cuando yo crezca voy a ser como ellos’”.

A los 14, su ambición lo llevó a entrar a un concurso amateur en Guadalajara, en el que ganó el primer lugar. Con esa seguridad empezó a tocar localmente en restaurantes y bodas, para grupos de familiares y amigos. En forma temprana Fernández fue conducido al éxito. A pesar de los obstáculos, su determinación lo condujo por una trayectoria que se convertiría en una historia de triunfo.

A principios de 1963, su madre, Paula Gómez de Fernández muere de cáncer a los 47 años de edad. Posteriormente –ése mismo año, el 27 de diciembre– se casa con María del Refugio Cuquita” Abarca Villaseñor, su vecina de Guadalajara. Pronto la pareja tendría cuatro hijos: Vicente, Gerardo, Alejandro y Alejandra.

A finales de 1965  comenzó a hacer visitas a las diferentes compañías discográficas. Siempre era rechazado, pero en el verano de 1966 cuando Fernández firmó su contrato con CBS México (hoy SONY BMG) grabando sus primeros hits: “Tu Camino y El Mío”, “Perdóname” y “Cantina del Barrio”. Fernández había comenzado su camino. Siguieron una serie de álbumes con ventas importantes, incluyendo “Soy de Abajo”, “Ni en Defensa Propia” y “Palabra de Rey”.

No conforme con cantar y grabar, Fernández extiende su trabajo hacia el cine, en 1971. Aparece en su primera producción mexicana, “Uno y Medio Contra el Mundo”. Tres años después, protagoniza su primer hit cinematográfico, “La Ley del Monte”. El disco de la música de esta película también se convierte en un hit. A principios de los setenta, Fernández estaba en la cumbre del éxito, produciendo álbumes de altas ventas como “El ídolo de México”, “El Rey”, “El Hijo del Pueblo”, “La Ley del Monte” y “Para Recordar”, con canciones que se convertirían en parte del repertorio de todos los mariachis. Viendo hacia el futuro, en 1975 Fernández sube al escenario a su hijo Alejandro, de cuatro años, y cantan juntos por primera vez.

En 1976, “Volver, Volver” la canción “Volver, Volver” causó un tremendo impacto, convirtiéndose así en un himno más de la música ranchera, rompió todos los récords de venta y se escuchaba en todos los radios de los carros, en todos los estéreos de las casas y en todas las rocolas, al mismo tiempo que cientos de grupos de México, EEUU y Centro y Sudamérica grababan la canción. Para entonces Fernández era ya, sin discusión, el nuevo rey de la música ranchera. Esta canción lo convirtió en una estrella internacional  y así empezó su inolvidable e impresionante lista de éxitos.

A principios de los 80, los medios de la música, en México, acuñaron un nuevo apodo para Fernández, “El ídolo de México”, y se le quedó. A través de los años, su éxito  ha motivado a cientos de personas a imitarlo, pero ninguno ha podido igualar su poder y su rango operístico como cantante. Con su éxito creciente, Fernández se dedica a hacer giras y grabaciones con regularidad. En el escenario le gusta repetir alguno de sus dichos favoritos como éste: “Mientras ustedes no dejen de aplaudir, su Chente no deja de cantar”.

Para principios de los ‘90, Fernández ha aparecido en más de 20 películas, muchas representando los temas de sus álbumes que han sido éxitos como: “La Ley del Monte” y “El Rey”. Se enorgullece de haber sido fiel a su compañía de discos SONY BMG, con la que ha grabado cerca de 100 álbumes. Continúa con su lista de éxitos a través de los ‘90 con “Aunque me Duela el Alma” (1995) y “Me Voy a Quitar de En medio” (1998), el tema de la popular telenovela, “La Mentira”. Recibe una estrella en el “Paseo de la Fama de Hollywood” y lo incluyen en El Salón de la Fama de la revista Billboard.

A pesar que se le conoce como el rey de la música ranchera, Fernández ha escrito unas cuantas canciones, pero prefiere dejar ese importante quehacer a los expertos. “Siempre he dicho que no hay grandes compositores, sino grandes canciones”, dice Fernández. “Y nunca he dicho que soy compositor. Es un trabajo muy difícil, sin embargo, algunas ideas e inspiraciones me han llegado y cuando eso sucede, corro a tomar una pluma y escribir unas cuantas frases”.

En el 2000 que incluye: “Lástima que Seas Ajena”, “Me Voy a Quitar de en Medio” y “Nos Estorbó la Ropa”,”Estos Celos” fue declarado el tema regional mexicano más tocado del 2007 en los Estados Unidos.


No en balde se compara a Vicente Fernández con el inmortal Frank Sinatra, con una trayectoria que abarca cinco décadas, Fernández ha recibido todos los premios y reconocimientos en el mundo del entretenimiento y más allá. Ha ganado Grammys y Premios Lo Nuestro; regularmente encabeza los listados de la Revista Billboard y ha sido reconocido con premios por sus logros de toda una vida, honores en salones de la fama y hasta con una estrella en el “Paseo de la Fama” de Hollywood.

Con su característico traje de charro, sombrero ancho y un impecable acompañamiento de mariachi, ha actuado en los más grandes y prestigiados escenarios del mundo.

Don Vicente ha grabado cerca de 100 álbumes, es una figura influyente, y en última instancia, un elemento crítico, responsable por dar forma al crecimiento y desarrollo del género de la música ranchera moderna. Su música, sus canciones y su voz en cientos de grabaciones, garantizará que Fernández perdure como una fuente constante de orgullo mexicano, admiración e inspiración para la gente en todo el mundo.

Vicente Fernández es como los buenos vinos… Mejoran con el tiempo.

http://donvicentefernandez.com/wp-content/uploads/2010/05/1273611679_rss.png